domingo, 19 de junio de 2011

NEOLOGISMOS RAE

“Pronto la RAE admitirá neologismos como ‘Enviar’ o ‘Conexión’”
Publicado el 24 de Mayo de 2010 por Gabriel Salvadó y Xavi Puig

Lisandro Rojas es portavoz de la Real Academia Española y está harto de que la institución para la que trabaja sea tildada de inmovilista y anquilosada. “Muchos de nosotros somos gente joven, vamos al gimnasio y escuchamos a Miguel Ríos”, me dice en la terraza del Café Gijón, lugar emblemático en Madrid “que no es muy moderno pero es que si hubiéramos quedado en el Nasti la música tampoco nos dejaría charlar”. Rojas promete que la RAE aceptará pronto “esas palabras que han traído las computadoras, como ‘Mensaje’ o ‘Bandeja de entrada’”.

El entrevistado aprendió a amar el lenguaje “cuando mi madre me dijo que me arrancaría los sesos de un lengüetazo. Tenía apenas siete años pero ya me di cuenta de la potencia expresiva que puede tener una frase con las palabras justas”. Estudió filología, como no podría ser de otra manera, e ingresó en la RAE encargándose inicialmente de calzar las sillas de los académicos. “No es tarea fácil. Te dicen que baila la letra ese y tienes que localizarla en pocos minutos. Por suerte, las butacas están ordenadas alfabéticamente, lo cual ayuda. Pero a veces los académicos se ponen a charlar en corrillo, mueven las sillas y luego no hay quien se aclare”, explica.
Mientras sorbe con contención su café irlandés -”Me gusta porque me gusta Irlanda, no por el alcohol”, matiza- reconoce que el lenguaje es algo vivo “y nuestra institución a veces tarda en amoldarse, igual que pasa con las leyes y los nuevos delitos tecnológicos”. Sus superiores le han encargado que transmita a la ciudadanía la imagen de modernidad y cercanía que la RAE quiere ofrecer. “Yo siempre les digo lo mismo: hay que hacer cambios reales, efectivos, porque si no nada de lo que comuniquemos será tomado en serio por muy modernos que aparentemos ser”.
La insistencia de Lisandro Rojas va dando sus frutos y, finalmente, la Real Academia parece que está dispuesta a abrirse al lenguaje actual. “Ha costado. Hay quien piensa que ese sistema de computadoras interconectadas por vía telemática es una moda pasajera que ni siquiera ha llegado, ni llegará, a Sudamérica. Pero es ya imposible ir por la calle y no oír expresiones como ‘Instantánea’, ‘Xerocopia’, ‘Télex’ o incluso ‘Plástico’. Los jóvenes no paran de decir: ‘¡El busca, el busca!’. Y resulta que es un dispositivo que recibe mensajes. El lenguaje está vivo, no nos podemos quedar atrás”, exclama con pasión el portavoz. Anuncia también que la nueva edición de la RAE “estará disponible en varios ‘disquetes’ que ‘enviaremos’ por ‘correo’ a los ‘usuarios’”, dice marcando gestualmente las comillas de los supuestos neologismos que utiliza.
 Acabado ya el café, Rojas saca una fotografía del bolsillo haciendo grandes aspavientos. “Es un secreto, esto. Un prototipo. Te enseño la foto pero no te la puedo dar”, me dice. Al verla, compruebo que es la fotografía de una butaca que luce el símbolo del anarquismo grabado con ribetes dorados. Me comenta el entrevistado que se trata de la nueva silla de la Academia, y que aún tiene que aprobarse. “¿Una silla para el anarquismo?”, le pregunto intrigadísimo. “No, hombre, la palabra ‘Anarquismo’ ya la admitimos en 2009. Esto es la arroba. La silla de la arroba”, me aclara emocionado. Y añade: “Queremos que se siente en ella un representante de la juventud computerizada. Buscamos, con total modestia, al Stephen Hawking español”.
 Café Gijón de Madrid.
- Tortilla de patatas.
- Pimientos rellenos.
- Café irlandés.
- Café solo.
Total: cortesía de la Real Academia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada