lunes, 25 de julio de 2011

OPINIÓN
Nuevos términos
Domingo, 24 de Julio de 2011
Por : Christian Oquendo Sanchez
La aplastante sentencia en contra de El Universo se puede considerar como el punto más intenso de la guerra del Gobierno en contra de los medios que le critican. Hay aspectos cuestionables en el trabajo del matutino, pero también una desproporción en la sentencia y un plan sistemático para arremeter de forma contundente en contra de los tan mentados “poderes fácticos”. Se escribe así una especie de glosario con nuevos términos aplicables al ámbito de la comunicación nacional que reviso aquí.
Debatir: Cuando la publicidad oficial es eficiente y los recursos de producción mediática son usados con agudeza, se crea una ilusión de diálogo. Pero el monólogo presidencial gana cada vez más terreno, con lo que se limita la posibilidad de discutir abiertamente los asuntos que afectan el curso que está tomando el país.
Opinión: El mundo de las nuevas tecnologías de la comunicación es un espacio fundamentalmente de opiniones. A pesar de que cada persona, tal y como reza el lugar común, “ya puede ponerse su propio medio de comunicación en Internet”, en nuestra pequeña aldea globalizada muchos se lo pensarán a fondo antes de hacer públicas sus perspectivas. Aquello del ‘Yo, periodista’, ideado por diario ‘El País’, se convierte en una romántica y peligrosa iniciativa que puede terminar en la cárcel y con juicios millonarios. Así, “ni para qué tuitear” dirán algunas aves que se guardarán sus trinos.
Periodismo: Actividad que muchos comenzarán a practicar no necesariamente guiados por principios como la contrastación de fuentes y el ánimo de ofrecer una visión equilibrada de los hechos que reportan y analizan, sino motivados por el miedo a ser conducidos a tribunales –quién sabe si en un momento al ominoso polígrafo-, tratados como parias, tal si fueran criminales que luego deberán enfrentar el escarnio y maltrato de furiosas turbas callejeras.
Publicitar: Palabra que en adelante será el conveniente sinónimo para “comunicar” y “reportear”. El éxito de la propaganda oficial y la tan comentada “genialidad” de sus mentalizadores han conducido a que las referidas palabras sean equivalentes y que ahora proferir adulos sea preferible a analizar con sentido crítico los eventos.
En cualquier caso, ¿qué pasará ahora con “el mejor oficio del mundo” del que hablaba García Márquez?
FUENTE: http://www.lahora.com.ec

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada