lunes, 25 de julio de 2011

Los abuelos están encantados de ayudar, pero cansados psíquica y físicamente"

El doctor Javier Benítez dice que "la tensión es muy grande por la responsabilidad que tienen"
J.M.S.R. / CÁDIZ | ACTUALIZADO 25.07.2011 - 08:50
Share
Javier Benítez, médico especialista en geriatría y responsable del grupo de atención primaria de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, explica que en la terminología "gerontológica" se llama 'abuelo cigüeña' a aquel que cuida de sus nietos a demanda de sus ocupados hijos. "No es como antes, que lo recogían del colegio, a lo sumo, y ahora los llevan, los recogen, les dan de comer e incluso de merendar hasta que no llegan los padres a recogerlos", explica Benítez. 
En su consulta, este profesional de la medicina descubre que hay "abuelos capaces físicamente, pero otros no". Benítez apunta que "un señor de 65 años, hoy, está perfecto. Hace 30 años era un viejo". Explica que los niños "agotan a los abuelos, que sí, que están contentos y entienden que tienen que echar una mano por la situación laboral, pero la maquinaria les chirría. Hay cansancio físico y psíquico. No tienen los mismos reflejos para evitar, por ejemplo, que los niños crucen una calle por donde no es debido". Mirando esta situación desde el plano médico, Benítez advierte que esa tensión del día a día para que nada le pase a los niños "es muy grande y les afecta porque no quieren verse en el trance de que sus hijos/as, nueras y yernos se encuentren con un percance cuando lleguen a recoger a los niños". 
Dice este especialista en geriatría que si por un lado se está potenciando la relación nietos-abuelos, por otro se deteriora la relación padres-hijos "porque son los abuelos los que los están educando en el vivir diario". "Según algunos sociólogos -sigue relatando Benítez- cuando estos niños sean mayores el afecto será tan grande que los vínculos serán muy fuertes y podrían superar al amor que sentirán por sus padres. Los mismos nietos devolverán a sus abuelos lo que estos hicieron por ellos. Los cuidarán". 
Javier Benítez avisa con respecto al futuro. "Hace veinte, treinta años, las mujeres daban a luz a edades tempranas. Eso ha posibilitado que los abuelos de hoy, jóvenes, estén aún en condiciones físicas para bregar con nietos. Pero en un futuro será más problemático porque hoy muchas mujeres alumbran a los 35, a los 40, y entonces estas personas serán abuelas mayores. Ya serán padres mayores, que cuando sus hijos tengan 25 ellos tendrán 65. No digamos ya cuando sus hijos les den nietos", argumenta por último.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada